Thursday, June 21, 2007

Las ventas de música siguen cayendo

En el post de hoy, algunas cifras actualizadas de las ventas legales globales de música en el 2006, incluyendo las Colombianas.

¡Amigos todos!

Para los que han venido siguiendo la Rockola Digital en eltiempo.com, no es nuevo comentar el efecto que el cambio tecnológico ha causado en las ventas legales de música. De hecho, en casi todos los países que reportan sus estadísticas anuales y con muy pocas excepciones, las ventas totales, es decir la combinación de las ventas físicas y las digitales, cayeron el año pasado. Se resalta el caso de Brasil, donde la caída sobrepaso el 25%.

Según datos de IFPI (International Federation of the Phonographic Industry), en el 2006 el valor de las ventas totales de la industria discográfica ascendió a los 19,6 billones de dólares, lo cual indica una caída del 5% en comparación con el 2005. Estados Unidos, el mercado más grande del mundo, donde en el 2006 se vendió el 33% de la música legal que se consume en el planeta, las ventas cayeron en un 7%. Hay que anotar que el 17% de sus ventas son realizadas vía los canales de distribución digital.

En Japón, el segundo mercado de música en el mundo, las ventas crecieron en un 1%, mientras que en el Reino Unido la caída fue también del 7%. En Alemania y Francia, cuartos y quintos en el escalafón mundial, la caída fue del 3% y del 10%, respectivamente. En estos cinco mercados se vende el 75% de la música legal del planeta.

En América Latina, México, a pesar de reportar una caída del 10%, logró situarse como el décimo mercado más importante con ventas de 236 millones de dólares, sobrepasando a Brasil. Argentina presentó un aumento del 10% llegando a los 56,3 millones de dólares y el mercado Colombiano solo cayó en un 1% situándose en los 26,6 millones de dólares. Como dato para contrastar, en el año 2001 las ventas de música en nuestro país sobrepasaban los 45 millones de dólares.

Acerca de las ventas digitales, estas alcanzaron globalmente la cifra de los 2.1 billones de dólares, contribuyendo con el 11% de los casi 20 billones mencionados anteriormente. Los tres mercados digitales más importantes siguen siendo Estados Unidos, Japón y el Reino Unido. Pero en el cuarto lugar Alemania es reemplazada por Corea del Sur, donde ya se venden 85 millones de dólares en música vía canales digitales y es el único mercado en el mundo donde las ventas digitales sobrepasan las ventas físicas. Francia mantiene la quinta posición en las ventas digitales, mientras que China entra a figurar en la octava posición con ventas superiores a los 27 millones de dólares, es decir por encima de todas las ventas que se realizaron en nuestro país.

Resulta interesante observar que mercados emergentes como Corea del Sur y China empiezan a mostrar números considerables de venta legal de música vía los canales digitales y las redes celulares. En el caso de China por ejemplo, el 87% de las ventas digitales mencionadas arriba fueron realizadas vía teléfonos móviles. Claro que en el segmento celular el país que lleva la delantera es Japón, con un 91% de sus ventas digitales realizadas por este medio.

Sobre las ventas digitales en nuestra región, incluyendo Brasil, estas no sobrepasaron los 18 millones de dólares; pero un análisis más detallado al respecto lo dejamos para una próxima oportunidad.

Para cerrar, de acuerdo a cifras recientes de Nielsen SoundScan, al mes de Abril del presente año el mercado físico de los Estados Unidos había caído en un 32%, mientras que las ventas digitales habían crecido en un 31%. Al juntar los resultados de ventas físicas y las digitales, el mercado Norteamericano lleva una caída del 19%.

Por su parte IFPI estima que las ventas digitales del primer trimestre del presente año ascienden a la suma de 775 millones de dólares. Asumiendo que las ventas del primer trimestre corresponden al 25% de las ventas totales del año, IFPI proyecta que durante el 2008 se venderán por encima de 3.1 billones de dólares vía los canales digitales.

Estimados lectores, muchas gracias por leer la Rockola Digital.

¡Saludos y seguimos en contacto!

Juan Camilo Paz
juancapaz@yahoo.com


NOTA: Para mantener la consistencia con las cifras reportadas por IFPI, las cuales fueron utilizadas como base para el presente artículo, los billones de dólares mencionados corresponden a su uso en inglés. Es decir, para efectos de este artículo un billón es equivalente a mil millones.

Sunday, November 05, 2006

El Big Chill

En el pasado verano, tuve el chance de asistir a uno de los festivales de mejores críticas en el Reino Unido. Y vale la pena decir que es sólo uno de muchos, porque cada verano -y más ahora con la caída de las ventas de música- la oferta de festivales musicales de todos los géneros es impresionante en este país…pasando por festivales de música clásica, inmensos “raves” electrónicos, el regreso del mítico Monsters of Rock (que fue encabezado por Deep Purple, Journey y Queensrÿche), otro denominado Donwload Festival (que fue el criticadísimo reencuentro de Axl Rose y su desbaratado Guns and Roses frente más de 70.000 fans) y una serie de conciertos de varios días de duración realizados en el Hyde Park Londinense con la presencia de bandas como The Who, Roger Waters (Pink Floyd), Radiohead, Depeche Mode, entre otros mas, porque aquí podría seguir tecleando y ocupando mas líneas con mas grupos y otros festivales.

Lo que más me impresiono es que un evento musical de cuatro días y tres noches de duración en la mitad de Inglaterra, a más de dos horas y media en tren desde Londres, logre que unas 30.000 personas se trasladen para hacer de las zonas de camping dispuestas, su sitio de vivienda durante ese fin de semana. Y claro, lógicamente salta la pregunta: ¿Y como se manejan las necesidades biológicas de tanta gente? Pues todo esta perfectamente calculado y organizado con baños y duchas de agua caliente suficientes para todos, aunque personalmente debo admitir que esta situación podría ser el único “pero”, porque de resto resultó un paseo inolvidable.

El Big Chill lo están haciendo hace 6 años en las cercanías del Castillo de Eastnor (http://www.eastnorcastle.com) -muy cerca de la frontera con Gales- y se caracteriza por invocar el espíritu pacifico de los festivales hippies de los sesenta (de allí su nombre Big Chill) pero con una mezcla mas ecléctica de géneros musicales y con espacio importante dedicado a la música electrónica. Hay 5 “stages” con full montaje de sonido y luces y tres carpas donde se llevan a cabo diferentes eventos (una de ellas se transforma en la noche en una gran discoteca para 6000 personas), en las que en total se presentaron como 90 artistas de varios géneros y donde familias enteras, con niños incluso de brazos, departieron pacíficamente en medio de un paisaje espectacular y con una oferta de comida más completa que la de las zonas de comida de cualquier shopping-mall.

Uno puede escoger entre simplemente sentarse todo el día a disfrutar de las bandas programadas en uno de los escenarios, caminar de un lado al otro persiguiendo el acto que uno quiere ver (de un extremo al otro del lugar del festival toma casi una hora a pie), ubicarse en uno de los “lounges” amenizados por famosos DJs, ir a una de las carpas donde proyectan cortometrajes independientes y videos, buscar uno de los “performance” de los grupos de teatro invitados, esperar a que llegue la noche para meterse en la gigantesca carpa con música electrónica o simplemente sentarse a ver pasar gente. Incluso es común encontrar increibles disfraces pasando desde astronautas hasta Elvis.

Resalto, que aunque hay muchísima cerveza y la canabis abunda, en el par de días que estuve, no me toco ni una sola pelea y es palpable el esmero de la gente por recoger la basura y producir el mínimo impacto ambiental en la zona de camping.

Al final, solo me queda decir que pude experimentar lo que un verdadero festival de música significa y quede aun más convencido de la importancia de promover la música como una experiencia, porque al final de eso es lo que trata todo este cuento.

¡Saludos y seguimos en contacto!

Juan Camilo Paz
mailto:juancapaz@yahoo.com

El vecindario Latinoamericano

En la presente entrega, se describirá el panorama del negocio de la distribución digital de música legal en el entorno Latinoamericano.

¡Amigos todos!

Compuesta por 19 países y con una población total por encima de los 500 millones de habitantes, Latinoamérica (sin contar el Caribe) contribuye con un poco más del 2% de las ventas globales de música. En el entorno digital, las ventas son minimas, aportando menos del uno por ciento del total regional.

Tal como se ha tratado para el caso Colombiano en anteriores versiones de la Rockola, es claro como la baja penetración de internet (el promedio Latinoamericano es del 15%), la baja capacidad adquisitiva, al igual que un bajo record en las medidas contra la piratería y los bajos niveles de adaptación de la población a las nuevas tecnologías, podrían considerarse como las principales causas del lento despegue en la distribución digital de música legal en Latinoamerica a nivel general.

Adicionalmente, el hecho que es una de las regiones en el mundo que más se ha demorado en ofrecer opciones legales para la descarga de música en línea y el consecuente limitado repertorio disponible, hacen que las condiciones no sean muy favorables y dejarían ver un panorama poco promisorio.

Sin embargo, no todo son malas noticias y nuestra región tiene el potencial para entrar a ser un jugador importante en el negocio digital, por su gran población joven y en crecimiento (fácilmente adaptable a la tecnología), junto con el gusto por la música, lo cual se ve reflejado en las grandísimas cantidades de música pirata que es comprada diariamente en las calles de todas las ciudades Latinoamericanas.

La historia de la distribución digital de música en Latinoamérica comenzó en Brasil a finales de 1999 con el lanzamiento de iMusica. Solo el considerar que esta es una de las pocas empresas sobrevivientes del boom y caída del mercado de las “punto com” a comienzos del 2000, sugiere un acertado manejo y un claro aprovechamiento del potencial del mercado a pesar de las condiciones adversas. En la actualidad, iMusica es uno de los servicios más antiguos del mundo en el ámbito de la distribución digital de música y ha logrado consolidar su operación en Brasil ofreciendo el catalogo más grande de la región. Incluso presta servicios de agregador para otras tiendas de música en línea tales como iTunes, Napster, MSNMusic y YahooMusic.

Por los lados de México, el segundo mercado de música más importante de Latinoamérica, en el 2005 Televisa lanzó Tarabú con un catalogo actual de cerca de medio millón de canciones. Poco tiempo después el gigante Sansborn (un importante grupo de almacenes de cadena) lanzó Beon. Ambos servicios cuentan con el respaldo de las las cuatro grandes disqueras o “majors” (Universal, Sony-BMG, EMI y Warner) y las canciones son vendidas al equivalente de $2.800 pesos colombianos (US $1.2 dólares).

Argentina también empezó en el 2005 su proceso de digitalización de su mercado de música, con la apertura de Zapmusica, 10musica y Ubbimusica, esta última perteneciente al grupo Clarín. Todos estos servicios ofrecen repertorios provenientes de las “majors” y disqueras independientes, mientras que las canciones son vendidas al equivalente de $2.640 pesos colombianos o US $1.13 dólares.

Para resaltar, está el caso de VoyMusic. Este servicio que fue lanzado a finales del ano pasado y que tiene su base de operaciones en New York, presenta uno de los crecimientos más interesantes de la región a pesar de no contar todavía con música proveniente de las majors. Según su CEO, Alejandro Cosentino, VoyMusic cuenta ya con un promedio de 4 millones de visitas cada mes, gracias a su variada oferta de servicios relacionados con música.

Sobre las perspectivas en el mediano plazo, analistas y expertos internacionales tienen sus miras puestas al desarrollo del mercado celular como punto de consolidación de la distribución digital de música en la región. Algo con sentido en la medida que los teléfonos móviles, aparte de poder ser adquiridos a crédito, cumplen también con el papel de reproductores de música digital y permiten, dadas las condiciones técnicas necesarias, la descarga directa de música, tal como de alguna manera ya se hace hoy en día con los populares ring-tones.

En esta dirección, la preponderancia en el mercado celular Latinoamericano de importantes jugadores globales, tales como TIM (Italia), Telefónica (España) y Telmex (México), adicional a los anuncios de millonarias inversiones para modernizar las redes y ofrecer nuevas posibilidades para sus usuarios como parte de sus estrategias para capturar nuevos clientes, podrían confirmar las proyecciones. Habría que ver que tan rápido se da el cambio de celulares de gama baja a los de gama media alta y que tan fácil se adaptan los usuarios a estas nuevas posibilidades.

Igualmente, las condiciones económicas de la región están mejorando y se esperan mas lanzamientos importantes de otras tiendas virtuales en otras regiones (incluyendo nuestro país) para los próximos meses. Al parecer hay algo de luz al final del túnel…

¡Saludos y seguimos en contacto!


Juan Camilo Paz
juancapaz@yahoo.com